jueves, 20 de diciembre de 2012

Lo que siempre perdura



—¡El fin del mundo: pujjj! —exclamó chocando su nave espacial contra el cojín que estalló por los aires.
—Y entonces salió otro mundo —dijo cogiendo otro cojín floreado—, mucho mucho más bonito. Y apareció un dinosaurio... —. Su manita hacía pasear al tiranosaurio sobre las flores.
—¿El dinosaurio aún estaba allí? —le interrumpió su madre, levantando divertida la vista del libro que estaba leyendo.
—Claro, estaba esperando que todos se hubieran dormido.
—¿Y qué hizo cuando despertaron?
—Nadie despierta del fin del mundo. Luego el dinosaurio se extinguió y unos extraterrestres encontraron un fósil de su cabeza.

* * * * *
Falta una hora para el fin del mundo. Leyendo cuentos antes del fin del mundo, se nos hará más corto. Lee un montón de cuentos antes del día fatídico, según la propuesta de Acuática, que puedes ver en
Un cuento antes del fin del mundo



aquí 
encontraréis todos los amigos que participan en Un cuento antes del fin del mundo


Este es el cuento de mi hija Elena, que también ha querido participar:


¿Fin del mundo? No, gracias

Sonriente, Thali entró en el templo de la mano de su padre y se quedó boquiabierta por la cantidad de cosas que había. Las grandes figuras de los dioses, situadas al fondo; los coloridos dibujos que llenaban las paredes, el altar con las ofrendas…
Pero una roca tallada en un lado del templo llamó poderosamente su atención.
—Papá, ¿qué es eso? —la señaló.
—¿Eso? Es un calendario. Marca los días, pero este es muchísimo más grande y largo que el que tenemos en nuestra casa.
—¡Mira, se termina allí! —dijo extrañada— ¿Por qué no sigue?
—Porque a los sacerdotes les dio pereza calcular el resto —rió él—. Mira cuánto tiempo falta para que necesitemos uno nuevo. Los sacerdotes tienen vacaciones hasta que se vaya a terminar el año y hayan de preocuparse de calcular el siguiente.
—Papá, ¿te imaginas que alguien creyera que no hubiera nada después? ¿Qué se acabase el mundo o algo?
—Tendrían que ser unas personas muy tontas.
Y los dos se echaron a reír y siguieron viendo el templo, pensando en lo absurdo que resultaba aquello

21 comentarios:

Acuática dijo...

¡Qué guay! ¡Tú hija también ha participado! Si es que esa familia lleva las letras en las venas...
¡Gracias a las dos por participar! :)

ESPERANZA dijo...

Para la familia que participa unida, el fin del mundo pasa de largo.

Un abrazo,

Rosa dijo...

Dos por uno, qué bien!!!

Besos desde el aire

Raúl Gómez dijo...

Por si teníamos alguna posibilidad de escapar del fin del mundo, aquí nos plantáis dos. Muy bonito, muy bonito... >:(
Dos grandes cuentos :)
¡CADFDM leído!

NiñoCactus dijo...

Un par de relatos amables y bien contados. Así da gusto.
Y sí, a veces somos pero que muy tontos.
Besos embobados

Anita Dinamita dijo...

Bien!!! Me encantan los dos y se ven que vienen de la misma familia, ambos con diálogos caseritos.
Un besazo a cada una

Pedro Alonso dijo...

¡Menudo dueto! Me alegro de que no se haya acabado el mundo todavía, pues no hubiese tenido la oportunidad de disfrutar del arte que esta familia destila generación tras generación.

Besos.

Lola Sanabria dijo...

Dinosaurio tierno, tierno, para hacer a la parrilla.

Y otra dosis de ternura en ese no al fin del mundo.

Felicidades a las dos.

Abrazos grandes como el mundo.

Fernando Vicente dijo...

Muy buenos.

Por lo que veo ya te estás apropiando del trabajo de tu hija, no sé a quién me recuerdas ;)

Puri dijo...

Acuática, a última hora mi hija pasándolo al ordenador, lo había escrito en clase... Casi no llegamos al fin del mundo.

Esperanza, creo que el fin ha pasado de todos. Pero sí, por ahora estamos muy unidos todos.

Rosa, sí, esto es como en las rebajas, dos x uno.

Raúl, nos hemos burlado del fin del mundo cada una a su manera.

NiñoCactus, mi hija se reía mucho cuando pensaba en el diálogo entre los mayas. Mira que somos bobos, sí

Anita, si es que también somos bastante de andar por casa, yo en zapatillas, mi hija siempre descalza.

Pedro, el mundo por desgracia no puede acabar con nosotros, acabaremos nosotros antes con él ;)

Lola, pero sí el dinosaurio está en los huesos!!! ;) Mi hijuela se reía mucho de este absurdo fin del mundo.

Fernando, no sé, sí, esto me suena, a alguien... Ya ves, luego crecen y sigues estando orgulloso de ellos. Cuidadito que igual a tu hija le da por escribir cuentos sobre su padre...

Elena os da las gracias a todos por vuestros comentarios.
Muchos besazos de parte de las dos!!!



Petra dijo...

Ahora que todos hemos jugado al fin del mundo, deberíamos jugar a su inicio. Primera regla para un buen principio de mundo: abrazar al otro (a nuestros hermanos de otras etnias, de otras costumbres, de otras lenguas, de otra orientación sexual, de otro género, de otra generación, de otra condición física o mental o de otra posición social) y decirle con sincero afecto: "¡Feliz principio de Año, de Era y de Mundo! "

Puri dijo...

¡qué razón tienes Petra! Esa es el mejor principio para un nuevo mundo. Gracias por tus palabras. ¿Feliz principio de Era abrazando al mundo!

Puck dijo...

jeje me ha encantado el juego infantil con el dinosaurio y felicidades también a Elena. Tienen que ser muy tontos :-)
Besotes navideños a repartir

Cabopá dijo...

De tal palo, tal astilla.

Me han gustado las dos versiones del fin del mundo.

Besicos

Elena Casero dijo...

pues esa hija lleva el buen camino de la madre. No sé decirte cuál me ha gustado más de los dos.

Mis felicitaciones. Abrazos

Miguelángel Flores dijo...

Qué bien tener una hija que te entienda cuando dedicas horas a la escritura; qué bien tener una hija; qué bien tener horas.
Felicidades, son los dos muy buenos, Puri, díselo a ella.

Saludos,

Elysa dijo...

Menos mal que no se acabó el mundo, me hubiera perdido estas joyitas. Y sí dile a Elena que por ahí hay algunas personas muy tontas, que tiene razón.

Besitos para las dos.

Danik Lammá dijo...

Que buenos ambos!!! Que buena madera en esta familia!!! Felicidades.

Elisa dijo...

Puri, felicita a Elena, está muy bien escrito y me encanta esa versión del fin del mundo con sacerdotes perezosos y crédulos papanatas.
Tu dinosaurio también muy bueno.
Abrazos navideños para las dos y para el resto de la familia.

Ximens dijo...

Puri, tu relato nos hace una batidora de neuronas, lógico, es tratar de meterse en la mente del niño. Muy visual las escena de lo cojines. Buen guiño a Monterroso y el final ese de ciclo, siempre esperanzador.
El de tu hija me gusta más que el tuyo (jeje, que malo soy, es broma). Sí que hay algo en común en ambos relatos, además de la sangre: esos diálogos. Pobre padre y marido si no le gusta leer (jeje)

Puri dijo...

Gracias Puck, Cabopá, _Elena, Miguel Ángel, Elysa, Danik, Elisa y Ximens por los comentarios, lo mismo de parte de Elena, que está encantada por el éxito... La verdad es que da gusto poder compartir estas cosas en familia.

Ximens, me gustó esa "batidora de neuronas", siempre he pensado que me gustaría escribir una historia al estilo de los juegos de los niños, imaginativos y disparatados, pero en donde todo está muy bien hilado, una cosa lleva a otra. La madre seguro que estaba leyendo a Monteroso, sí.
Mo me extraña que os guste más el de mi hija, a mí también. A nuestro padre y marido le gusta mucho leer, lee más que yo y un poco menos que su hija.
Besos a todos